¿Cómo prevenir los problemas intestinales para las fiestas?

Nochebuena ya se aproxima y las festividades de la temporada incitan al compartir no solo de cálidos ambientes en familia y amigos, sino también de suculentos platos que deleitan al paladar. Sin embargo, debemos tener en cuenta que aunque en esta época estamos constantemente tentados a consumir auténticos manjares no podemos convertir nuestras costumbres de la cocina dominicana en enfermedades, por descuidos al momento de preparar y de conservar los alimentos.

La doctora Liliana Jiménez, Gastroenteróloga Endoscopista de CEDIMAT, destaca que las comidas poco saludables, preparadas con pobres medidas de higienes y  cargadas de grasas, o que estén muy condimentadas (con exceso de sal, azúcares, condimentos artificiales y pimienta) pueden  generar un círculo vicioso de enfermedad que afecta  no sólo a  poblaciones vulnerables como los niños pequeños y  ancianos, sino a personas que sobre todo padecen enfermedades  intestinales crónicas previas  como: enfermedades de Crohn, colitis ulcerosa, antecedentes de  problemas del páncreas, del hígado y otros problemas de salud como la diabetes o falla del corazón  principalmente.

La especialista Jimenez hace hincapié en que es muy frecuente contaminarse en esta época del año: consumiendo alimentos mal almacenados; a través de frutas, vegetales insuficientemente cocidos o crudos  lavados  con agua contaminada o no tratada; a partir del consumo de agua contaminada;  mala higiene de las manos tanto al preparar alimentos como al momento de comerlos.

Los gérmenes más comunes

“Existen parásitos frecuentemente causantes de diarreas en nuestro medio  como son: la Entamoeba histolytica  ( un tipo de ameba), Giardia,  salmonela,  entre otros; estos  se introducen  en los alimentos  a través del agua o el suelo, y pueden contaminar los productos frescos (sobre todo crudos), destaca la experta de CEDIMAT.

Estos pueden causar efectos que producen las infecciones intestinales en nuestro organismo, como son las intoxicaciones alimentarias y las diarreas infecciosas; una de las más importantes es el riesgo de deshidratación y el desequilibrio en algunos elementos como el sodio, el potasio.

La doctora Jimenez resalta que es importante ante signos de evacuaciones líquidas frecuentes, vómitos, fiebre, iniciar reponiendo líquidos al menor tiempo posible y si persisten estos síntomas buscar ayuda médica temprana.

Las infecciones diarreicas, que son las más comúnmente asociadas al consumo de alimentos contaminados, hacen enfermar unos 550 millones de personas y provocan 230 mil muertes al año según cifras oficiales.

“Frecuentemente vemos que durante las festividades navideñas  y posterior a estas se incrementa  el  número de consultas y emergencias asociado a padecimientos gastro-intestinales y esto se ve influenciado por grandes  desordenes en la alimentación”, revela.

 

Medidas de prevención

El adecuado lavado de manos al salir del baño, al levantarse de la cama en la mañana, antes de preparar los alimentos y de comer, preferible  con agua y jabón por lo menos por 30-60 segundos es vital.

También añade que es importante la manipulación adecuada de los alimentos  en los establecimientos de comidas y en el hogar, evitando mezclar alimentos crudos y cocidos (por ejemplo en la tabla de picar vegetales).  Conserva los alimentos a temperaturas seguras y bien tapados. Utiliza agua e ingredientes crudos seguros y frescos, de lo contrario, clorar el agua con 5 gotas por galón o hervir el agua al menos durante 10 minutos.

Es clave está en llevar algunos alimentos llevarlos a un punto de cocción  suficiente ya que algunos parásitos y bacterias son sensibles a las altas temperaturas.

Es importante evitar la preparación de las comidas con mucha antelación y cuidar la higiene de la cocina.  Deben conservarse  los alimentos en el refrigerador o nevera, evitar la contaminación cruzada entre productos crudos y cocinados, mantener adecuada higiene de las manos, utensilios y superficies en las áreas donde se preparan los alimentos.